jump to navigation

SUPERCARS BAZAR 9 noviembre, 2007

Posted by quemotor in Supercars bazar.
add a comment

Qué apasionado del mundo del automóvil no ha soñado nunca con poseer, o mejor aún, ser poseído por una de estas seductoras bestias llamadas supercars; más, me pregunto, ¿qué es un supercar y por qué soñamos con ellos?. Respondiéndome a mí mismo la primera, tras dilucidar sobre una serie de criterios, concluyo en un sistema propio (sin poner en duda, ni mucho menos, cualquier otro) para definir, o más bien delimitar, la selecta rama biológica de los supercars; la leyenda reza así: Será aceptado en la inmortal estirpe, diferenciándose del resto de plebeyos o igualmente nobles estamentos, aquel que manifieste en sus genes al menos tres de los cuatro signos proféticos:

Potencia máxima nunca inferior a 265 Caballos de Vapor.

Aceleración desde parado a la velocidad de 100 km/h en un tiempo inferior a 6 segundos.

Carrocería deportiva (sport, coupé, o roadster-spider).

Velocidad máxima nunca inferior a 245 km/h.

En cuanto a la segunda, la respuesta llega rápida y contundente. Por lo general, el segmento al que nos referimos está plagado de precios exagerados y prohibitivos para el común de los mortales, incluso en el mercado de segunda mano, privándose prácticamente al aficionado de gozar de lo que no es, ni más ni menos, que arte en movimiento y emoción (por mucho que ciertos medios del motor se empeñen en decir que también representa cosas tan banales y sin sentido como “alto standing”). No obstante, podemos encontrar un puñado de casos excepcionales que, bien debido a que a pesar de su naturaleza fueron proyectados para una producción relativamente alta, bien por su condición de exóticos desconocidos (u olvidados), con el tiempo han llegado a alcanzar precios asequibles. Y Llegados a este punto, desvelada es la sagrada misión de esta nueva sección, pasar revista a todos estos fantásticos pero a la vez accesibles modelos, indagando en su historia y trayectoria, analizándolos, y probándolos(*) para, finalmente, sorprendernos con su estimado precio actual; de esta forma iremos avanzando, lentos pero seguros, en esta pequeña “enciclopedia” de la pasión sobre ruedas. Espero que os guste; un saludo a todos los que han invertido una parte de su tiempo en estas líneas.

 

® Si queréis colaborar aportando sugerencias sobre ésta y otras secciones podéis hacerlo enviando un correo a quemotor@gmail.com. El objetivo, como debería ser en todas las cosas, es que aprendamos todos de todos.

 

(*) A falta de medios y pasta, las pruebas serán realizadas en Gran Turismo, El simulador de conducción. Si el modelo en cuestión no se encuentra en ningún juego de la saga se analizará en cualquier otro simulador (lo más realista posible) en el que aparezca. Si el puto coche no aparece en ningún videojuego se tomará prestada la información de otros medios del motor.

Anuncios